Los Juniperus; Héroes Verdaderos

Capaces de prosperar en suelos raquíticos  y bajo amplitudes térmicas impensables  para la mayoría de árboles (de – 10 Cº a 45 Cº), crecen con extrema lentitud produciendo una madera extraordinariamente dura, bella y muy aromática (más dura y compacta  incluso que la de encina) que repele a los insectos y de una inalterabilidad casi infinita. Juniperus oxycedrus además de su baja inflamabilidad, es capaz de rebrotar tras incendios reiterados, no en vano es una de las especies estudiadas e incluidas en el proyecto (Fènix Verd)

juniperus.

Juniperus phoenicea 100 años al borde del abismo.

27 July, 2016 12:46

No se puede luchar contra el fuego, hay que explotar la vía diplomática

Se antoja urgente cambiar de paradigmas e inercias.

Incendio Artana tan solo 3 horas después de su inicio, con vientos flojos, elevada humedad atmosférica y temperaturas moderadas. Tal progresión es totalmente inabordable pese a todos los medios de que se dispongan.

La solución a los GIF (Grandes Incendios Forestales), no esta en la lucha armada sino en explotar la vía diplomática, por la vía contenciosa, (basada en medios humanos, aéreos, autobombas, etc.. ni si quiera con la UME-) jamás le ganaremos la guerra a los Grandes Incendios Forestales(con suerte alguna batalla) estos fenómenos eruptivos tan poderosos , virulentos y violentos son una singular catástrofe natural alimentada y potenciada desde hace décadas por la mano del hombre, un coloso híbrido entre las fuerzas de la naturaleza y la obra social iniciada hace décadas.

Un GIF es al 50% un fenómeno natural y resultado de nuestro modelo de desarrollo.

Resulta paradójico pero las energías tan caras como necesarias para mantener por ejemplo nuestra potente industria azulejera, darnos confort en invierno, etc, no debe apoyarse solamente en el gas argelino (almacenado o no en nidos de castores), ni el petróleo (mucho menos procedente del subsuelo -fracking-) están justo delante de nuestros ojos!!! pero los propios árboles no nos dejan ver el yacimiento. Negligentemente aguardamos a contemplar el dantesco y sobrecogedor espectáculo de la naturaleza, salvaje y desatada de las fallas del verano, y como si nos sobraran los recursos, cada estío asistimos a les nits de la crema alimentadas con toda la materia prima extremadamente inflamable que acumulan nuestros bosques alterados y frágiles, tras décadas y décadas sin la gestión adecuada. Con nuestra ausencia de compromiso, exceso de pereza, bien apoltronados en nuestra zona de confort (casi suicida) ..que se cumplan las legislaturas ! , nos queda rezar para que este año la climatología y las estadísticas nos sean favorables delegando en nuestros políticos, algo que en 4 años no se puede completar.

Precisamos de un pacto global, un esfuerzo conjunto y abordar de una vez por todas este ingente pero crucial aspecto, para poco a poco trasvasar la energía sobrante de nuestros bosques y ponerla a trabajar a nuestro favor, evitando que se libere inútil y traicioneramente en consumir nuestros ecosistemas terrestres dejando tras de si una lluvia de cenizas y humo que se eleva en kilométricas columnas sobre nuestras conciencias. ¿Cuanto podrían contribuir a inflar las velas de un desarrollo sostenible, prospero y sostenido nuestros árboles y no lloviznar tristemente sobre nuestros tejados?

Apostar por la biomasa sobrante de nuestro rico patrimonio forestal de manera decidida y entusiasta, bajo criterios estrictamente de sostenibilidad y técnicos, es la respuesta diplomática para limitar radicalmente los daños (en muchos casos irreversibles) que nos provoca año tras año la contienda belicosa contra los GIF (Grandes Incendios Forestales). De lo contrario, seguiremos disfrutando del espectáculo fallero veraniego para el que pagaremos muchas facturas, todas ellas de precios abusivos; el coste de una extinción (complejísima, -irresoluble en muchas ocasiones-, arriesgada e incierta), la dependencia no menos incierta del petróleo y gas de lejanos países en perpetuo conflicto, etc.

El apostar decididamente por la energía autóctona y sobrante que almacenamos negligentemente en nuestros bosques, tiene potencialmente tantas bondades que es un crimen no ponerse a trabajar en serio ya.

Nuestra industria cerámica no debería empeñarse ni obsesionarse con el GAS, tenemos que explorar,  e incluso desarrollar, todas las soluciones tecnológicas habidas y por haber y aprovechar el dosel productor y protector de nuestros montes en nuestro beneficio, en el sentido más amplio del término.

El aprovechamiento de la energía sobrante de nuestros bosques será un incentivo para la creación de una ingente cantidad de empleo verde, digno, permanente y de calidad.

En ADP pensamos que solo hay un camino para la paz con los Grandes Incendios Forestales; pasar a la diplomacia de la gestión, el aprovechamiento racional, sostenible y sostenido de nuestros recursos forestales.

ADP (AMICS DE PALANQUES)

C/ Manuel Bellido 26 bis

Castelló de la Plana 12006

Telf. 964 062 087

www.amicsdepalanques.org

¿Por que es necesario un proyecto como “FÈNIX VERD”?

Imagen

Aunque desde ciertos sectores y algún que otro tertuliano del mundo académico y forestal nos hayan acusado de ello, lo nuestro  no es autobombo, cosa de modas, afán de lucro, búsqueda de protagonismo en los medios, tampoco ha sido cosa de una iluminación fortuita, nuestro transpirado proyecto “Fènix Verd” nace, en primer lugar, de una fuerte y meditada inquietud por tratar de aportar alguna luz y limitar algunos de los graves daños que provocan los incendios forestales, en ciertas zonas especialmente sensibles a estos fenómenos,  uno de los mayores problemas ambientales, que padecen  nuestros territorios, (al igual que otras muchas regiones del planeta de climatología similar a la mediterránea)  y en segundo lugar, con el ánimo de diversificar y obtener recursos valiosos, de manera sostenida y sostenible de ciertos espacios con carácter eminentemente forestal y por ello de limitada rentabilidad, en términos estrictamente económicos (ver Post; La encina solitaria).
Es paradójico, pero el impacto en nuestro patrimonio natural de los incendios forestales, siendo tan grave,  nos sigue ganando los encuentros por goleada a tod@s, a pesar, de los tremendos esfuerzos, humanos, inversores, técnicos, científicos y tecnológicos que se le dedican y juzgando las superficies afectadas en los últimos 30 años,  no hemos avanzado gran cosa… en parte, este fracaso podría estar motivado por el enfoque que le damos al problema, en la mayoría de ocasiones el fuego en el bosque es el paradigma de enemigo despiadado y omnipotente algo que hay que desterrar completamente, y eliminar, lo hemos personalizado como el engendro a vencer, y  lo cierto es que esta hidra tiene demasiadas cabezas para ser vencida en una sola contienda, sin dejar de lado el lenguaje belicista, todo parece indicar que en esta guerra, el fuego, nos supera y en mucho, y quizás haya que ir cambiando de arquetipo y ver al fuego en nuestros bosques, como una parte más del rompecabezas, que ha sido, es y será un elemento modelador de los ecosistemas terrestres, quizás ya va siendo hora de aceptarlo y aprender de sus tácticas…. por ello, habrá que jugar muchas manos y unirlas en lo posible, en vez de enfrentarlas, seguro que nos resultara mejor estrecharlas y sumarlas,  para exponer ideas como la nuestra, aunque sea para desmenuzarla y conocerla en detalle, para posteriormente  ir perfeccionandola  entre tod@s.